Alimentos para todos: ¿misión imposible?

La comunidad Vuelta Larga en el cantón de Ríoverde en la provincia de Esmeraldas, Ecuador, está formada por unas 56 familias que trabajan principalmente en la agricultura, la pesca y la industria de cocadas. En la mesa se sirve el “ceviche de cangrejos azules y camarón” (sopa fría de mariscos), acompañado de chips de plátano (patacones), arroz y agua fresca de coco. El restaurante es parte de una iniciativa comunitaria que con el apoyo de varios organismos está salido adelante. Foto de Karla Gachet. El enlace a esta iniciativa se puede encontrar al final del artículo.

Uno de los desafíos más grandes de nuestro tiempo es garantizar la seguridad alimentaria del planeta. De acuerdo con la FAO (siglas en inglés de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura)

“la seguridad alimentaria existe cuando todas las personas tienen, en todo momento, acceso físico, social y económico a alimentos suficientes, seguros y nutritivos que satisfacen sus necesidades energéticas diarias y preferencias alimenticias para llevar una vida activa y sana.1

El crecimiento de la población

La población crece, especialmente en los países en vías de desarrollo,  y para el 2050, 9 billones de personas poblarán la tierra. El cómo alimentar a 9 billones de personas está generando conmoción no solo en la necesidad de producir más y “mejor”, sino también conciencia sobre el desperdicio, y la inequidad en la distribución de los alimentos.2

En la figura a continuación podemos observar el aumento de la población durante los últimos 65 años y las proyecciones para 2050.3

a Estimados, 1950-2015. b Variante de fertilidad media, 2015-2100.
Fuente: http://www.un.org/popin/data.html

Como se puede ver en la figura, en proporción, la población europea parece disminuir (pero, en verdad, permanece estable desde el 2000 al 2050) mientras que la población africana aumenta más de 10 veces del 1965 al 2050.

Los demás continentes, en proporción no muestran variaciones drásticas. Sin embargo, la población de América Latina y Oceanía se incrementa más de 4 veces, Asia casi 4 veces y Norte América más de 2 veces (aumento global casi 4 veces) para el 2050.3

De hecho, China e India han crecido de 554 y 376 millones en 1950 a 1.4 y 1.3 billones en 2015, respectivamente.3

Si, ¡los números son alarmantes! Y ahora, ¿cómo vamos a alimentar a todas esas personas? Y, ¿qué significa en realidad todo esto?

Los siguientes videos (disponibles en inglés con subtítulos en varias lenguas) de Denis van Waerebeke y de la organización feeding9billion (alimentado a 9 billones) muestran claramente las dificultades de alimentar a la creciente población y cómo podemos ser parte de la solución. ¡Vale la pena verlos! 

Pero, ¿cómo comen las personas?

La dieta humana es tan diversa como lo son las personas y las culturas alrededor del mundo. No existe “una dieta ideal” para el mundo, pero existes dietas ideales dependiendo de la ubicación geográfica y de las condiciones de cada región que proveen de la energía necesaria para gozar una vida sana.

Este es un plato de “Mayón” un gusano que crece dentro de los árboles en la Amazonía ecuatoriana. Su sabor es parecido al camarón. Lo acompaña un pedazo de yuca y encebollado. La población Kichwa de la Amazonía en la provincia de Orellana, sale a vender el producto en la ciudad de El Coca en Ecuador. Foto de Karla Gachet.

Existe un conocimiento general de que una persona normal debe consumir 2000 calorías dietéticas of kilocalorías por día (requerimiento energético). Sin embargo, no encontramos una prueba científica explicando este cálculo. Si encuentran alguna, por favor escríbenos en los comentarios 🙂

Un valor exacto debe considerar sexo, edad, tamaño corporal, composición corporal y estilo de vida y, por lo tanto, no se puede estandarizar para todas las personas.4

Los alimentos nos proporcionan la mezcla correcta de nutrientes (es decir, carbohidratos, grasas, proteínas, vitaminas y minerales). La mayoría de los alimentos son una mezcla de nutrientes, los cereales, por ejemplo, son una fuente importante de energía (carbohidratos y grasas), pero también son una fuente de vitaminas y minerales.5

El fotógrafo Gregg Segal muestra en su proyecto Daily Bread (Pan de cada día) lo que están comiendo los niños alrededor del mundo, esto nos permite apreciar no solo cuan diversas son las culturas alrededor del mundo si no también, el valor de los alimentos hechos en casa en contraste con la comida procesada. ¡Magnificas fotos de verdad!

¡Es muy importante preservar la diversidad cultural (y la diversidad en general)! Imaginemos si todos comemos lo mismo. ¡Sería inquietante e insostenible! En este sentido la organización Slow Food, promueve la preservación de las tradiciones culinarias y el cultivo de variedades locales de plantas, semillas y animales. Son un movimiento global que actúa localmente. ¡Este es un movimiento que vale la pena apoyar! 

¿Cómo la dieta humana influencia la seguridad alimentaria?

National Geographic6, utilizando la información de la FAO7 muestra en gráficos ilustrativos sencillos, los patrones de consumo de 22 países alrededor del mundo y como estos han cambiado en un lapso de 50 años. A escala global, entre los años 1961 y 2011, se ha incrementado el consumo de cultivos vegetales (raíces con contenidos altos de almidón, vegetales y frutas), productos cárnicos y azúcares/grasas vegetales. En la figura a continuación se muestra el consumo diario promedio mundial en calorías (cal) y gramos (g).6

Es evidente que una pequeña porción de granos (351 g) genera mucha energía (1085 cal) y una gran cantidad de cultivos vegetales (488 g) genera poca energía (270 cal).6 Por favor, tengan en cuenta que la energía, en este caso referida como calorías, no significa “engordar”. La energía es vital, debemos preocuparnos más por la calidad de las calorías y por tener una dieta equilibrada que por la cantidad de calorías en sí. Recuerden que en este caso, ¡calorías = energía! En la figura se muestra la relación entre calorías y gramos consumidos diariamente por persona6 para asociarlos luego con los alimentos en sí.

Solo para que sepas: la energía se mide en unidades de kilocalorías (kcal) o kilojoules (kJ). Una kilocaloría (1 kcal) es igual a 4.18 kilojoules (4.18 kJ). Los números que se muestran aquí en calorías (cal) se refieren en realidad a kilocalorías (kcal).

La figura a continuación nos permite apreciar mejor el impacto de los alimentos consumidos en China, India, USA, Brasil, Japón y Somalia en los años 1961 y 2011.6

China no solo aumentó casi 4 veces su consumo alimenticio entre 1961 y 2011, sino que también aumentó más de 10 veces su consumo de carne.6 Si pensamos en esto y en el aumento de la población, podemos imaginarnos el impacto en la seguridad alimentaria (China es solo un ejemplo).

Es evidente que la complejidad de la seguridad alimentaria se incrementa con el aumento de la prosperidad en el mundo, en especial en China y la India, que está impulsando una mayor demanda de alimentos, sobre todo de carne, huevos y lácteos,6 lo que a su vez incrementa la presión para producir más maíz y soja destinados a alimentos para ganado vacuno, porcino y avícola.

Si estas tendencias se mantienen, el impacto del crecimiento poblacional y las dietas con mayor componente animal, se requerirá  duplicar la producción agrícola para 2050.

Sobre este tema vale la pena leer el plan de cinco pasos para alimentar al mundo (Five-step plan to Feed the World) propuesto por National Geographic.

Es alarmante además la explotación excesiva e indiscriminada de los océanos para satisfacer las necesidades de economías emergentes. China por ejemplo se ha visto involucrada recientemente en eventos de pesca masiva, no selectiva e ilegal en Senegal8, Ecuador9 y otros países del Pacífico10.

Un estudio reciente realizado en la región oeste de África muestra que la pesca ilegal corresponde al 65% de las capturas declaradas y pone en riesgo seguridad alimentaria y la economía de la región.11

Los niños ayudan a sus padres a pescar en la isla de Limones, provincia de Esmeraldas, Ecuador. Foto de Karla Gachet.

Pero, ¿qué significa esto exactamente para la población local?

Echa un vistazo al cortometraje Nonoy and the Sea Monster (Nonoy y el monstruo marino) para comprender la magnitud del impacto…

Un enfoque interesante en la lucha en contra la pesca intensiva es el proyecto europeo Fish Forward. El proyecto tiene como objetivo crear conciencia sobre el impacto social y ambiental del consumo de pescado. Está dirigido a los consumidores y su predisposición para cambiar esta situación optando comprar pescado sostenible.

La forma en que consumimos alimentos está poniendo en peligro la biodiversidad y la salud humana. Se requiere un nuevo modelo de sistema alimentario regenerativo, uno circular.12

Conclusión

El problema de la alimentación mundial es un problema complejo que nos afecta a todos los habitantes de la tierra. No requiere de un héroe único o de una fórmula mágica, sino requiere del trabajo y la creatividad de cada uno de nosotros. Juntos podemos resolverlo y así construir un mundo sano, justo y con alimentos para todos.

Por M. S. Gachet et N. Zanuto
Enlace a la iniciativa de la portada aquí.

REFERENCIAS:
1 FAO, 2011: La seguridad alimentaria: información para la toma de decisiones. Guía práctica.
2 FAO. How to Feed the World in 2050
3 UN: United Nations. United Nations Population Information Network.
4 FAO, 2001: Human Energy Requirements.
5 FAO. Chapter 7: Food, nutrients and diet.
6 National Geographic. What the World Eats.
7 FAO. Food and agriculture data.
8 China Wants Fish, So Africa Goes Hungry. New York Times. Mayo 3, 2017.
9 WWF se pronuncia sobre la captura del buque chino en Galápagos. Diario EL COMERCIO.
10 China’s Appetite Pushes Fisheries to the Brink. New York Times. April 30, 2017.
11 Doumbouya, A. et al., 2017. Assessing the Effectiveness of Monitoring Control and Surveillance of Illegal Fishing: The Case of West Africa. Frontiers in Marine Science 4:50.
12 Ellen Macarthur Foundation, 2019: Cities and Circular Economy for Food.