Agricultura y cambio climático

Foto tomada en Milán durante la marcha “Viernes para el futuro” el 15 de marzo de 2019. Los viernes para el futuro es un movimiento popular después de la llamada de Greta Thunberg, una estudiante sueca de secundaria que inició huelgas escolares los viernes pidiendo a su gobierno (y más tarde al mundo), tomar acciones políticas para reducir las emisiones que causan el cambio climático de conformidad con el Acuerdo de París.

Como se menciona en los posteos 2 y 3, todas las actividades agrícolas necesitan de aire, agua, suelo y biodiversidad y por lo tanto, tiene un impacto en el planeta. Este impacto puede ser positivo si la agricultura respeta el ecosistema o negativo si los recursos naturales son explotados de manera excesiva. La agricultura, el cambio climático y la seguridad alimentaria están interconectados.1 ¡Veamos cómo!

La temperatura aumenta El clima en la tierra cambia constantemente debido a pequeñas variaciones en la órbita del planeta sin embargo, desde finales del siglo XIX la temperatura de la superficie se ha incrementado en 0.85 °C (0.65 a 1.06 ° C) y el nivel del mar ha aumentado como se puede apreciar en las figuras siguientes (figuras tomadas del reporte de IPCC 2014):2

La actividad humana y el impacto en el cambio climático

Este incremento se debe en gran parte a la actividad humana. Los seres humanos han alterado el delicado equilibrio del planeta contaminando el aire, el agua, el suelo y destruyendo la biodiversidad. La figura siguiente (figura tomada del reporte de IPCC 2014)2 nos ayuda a comprender el impacto humano (antropogénico) sobre la concentración atmosférica de los gases de efecto invernadero (GEI):

Nota: La información cuantitativa de las emisiones de CH4 y N2O en le periodo de 1850 a 1970 es limitada
1 Gt CO2 (gigatoneladas)= 1 000 000 000 toneladas de CO2= 1000 000 000 000 Kg de CO2
Fuente: http://www.ipcc.ch/pdf/assessment-report/ar5/syr/AR5_SYR_FINAL_SPM.pdf

En efecto la concentración atmosférica de dióxido de carbono (CO2) se ha incrementado en más de  1/3 desde el comienzo del siglo XIX.2

Como mencionamos en el posteo 3: La huella del carbono de los alimentos = gases de efecto invernadero (GEI) expresados en Kg de CO2 que un producto emite a lo largo de su vida.

En efecto los GEI capturan el calor irradiado por el sol y calientan la tierra.3 Solo por mencionar, el vapor de agua (H2O) también es un abundante GEI sin embargo debido a su impacto en el clima (a través de la formación de nubes y lluvias)3 y el bajo impacto humano, no profundizaremos al respecto.

La figura siguiente muestra las fuentes y las concentraciones de GEI en la atmosfera. Créeme, esto es muy interesante:

PCG (Potencial de calentamiento global) es una mediada relativa de cuanto calienta un GEI atrapado en la atmósfera (propiedades radiativas) dentro de un periodo de tiempo (ej. 100 años).
Fuente: https://www.epa.gov/ghgemissions/overview-greenhouse-gases; https://climate.nasa.gov/causes/
a https://www.ipcc.ch/ipccreports/tar/wg1/016.htm
b https://www.ipcc.ch/publications_and_data/ar4/wg1/en/ch2s2-10-2.html

El calentamiento global ocurre debido al incremento en la emisión de GEI, causadas principalmente por la actividad humana (combustibles fósiles, procesos industriales, el aumento en el uso de recursos naturales, la agricultura intensiva, ganadería y deforestación).

La FAO (siglas en inglés de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) estima que entre el 2003 y el 2013 las catástrofes ambientales provocadas por desastres naturales han causado pérdidas económicas valoradas en 1.5 trillones de dólares Estadounidenses.

En países en vías de desarrollo, durante el mismo periodo, estos desastres han costado alrededor de 550 billones de dólares Estadounidenses, afectando a 2 billones de personas. Alrededor del 22% de estos daños pertenecen a la agricultura y sus subsectores (cultivos, ganadería, pesca y silvicultura).4

El cambio climático y la agricultura

El cambio climático no solo causa pérdidas económicas sino que tiene efectos directos e indirectos en la producción agrícola como las variaciones en los regímenes de lluvias, sequias, inundaciones, redistribución geográfica de la biodiversidad (incluyendo las plagas)5 y las enfermedades.1 Las grandes cantidades de CO2 absorbidas por los océanos causan también acidificación, deteriorando los ecosistemas marinos.6

Una de las mayores consecuencias del cambio climático son los desastres naturales que a su vez son responsables de las pérdidas agrícolas mismas que tiene un efecto alarmante en la seguridad alimentaria.1

¿Qué pasa en la tierra?

Nuestro planeta, la tierra, sufre de sobrepeso (403 ppm de CO2 eq. (valor promedio del año 2016) e incrementando).7 Dependiendo de las acciones que tomemos, los científicos predicen que la temperatura aumentará hasta 4°C para el 2100 (450 ppm de CO2 eq. aumentarán la temperatura 2°C y 1000 ppm de CO2 eq. 4°C).2

Esto no sola significa muchos desastres naturales, sino que a medida que el planeta se calienta, será muy difícil producir alimentos en los trópicos, lo que hará que la biodiversidad migre (incluidas las personas) a regiones más periféricas del planeta y como consecuencia, habrá un tremendo impacto en el bienestar humano.5

Es evidente que el impacto del cambio climático en la alimentación y la agricultura está interconectado con los campos ambientales, sociales y económicos (i.e. seguridad alimentaria, nutrición, salud, y migración humana).1

¡Este es un problema muy serio! Entonces, ¿qué podemos hacer, y cómo se relaciona todo esto con la comida? Para responder a estas preguntas, echemos un vistazo de cerca a la contribución humana (nuestra contribución) a las emisiones de GEI.

Fuentes humanas de GEI

La siguiente figura muestra las fuentes antropogénicas de los GEI:

Podemos ver que la “producción de energía” es la fuente más importante de GEI, pero observemos a la segunda, la “producción agrícola” que representa el 21% de los GEI emitidos.1

GEI provenientes de la agricultura

La siguiente figura muestra la contribución de las emisiones agrícolas en CO2 eq. en el año 2014 por fuente y a nivel mundial:1

La principal causa de las emisiones de GEI agrícolas es la fermentación entérica (el proceso de digestión de los rumiantes como ganado, ovejas, cabras, búfalos, ciervos, jirafas y camellos).

La fermentación entérica es la causa principal en América Latina y el Caribe con 58% (seguida por estiércol dejado en el paso (23%) y fertilizantes sintéticos (6%)), en el sur de Asia con 46%, en África Subsahariana con 40%, en el norte de África y en el oeste de Asia con 39% y en los países desarrollados con 37%. Solo en Oceanía (excluyendo Australia y Nueva Zelanda) y en el este y sudeste de Asia las principales fuentes agrícolas de GEI son el cultivo de suelos orgánicos con 59% (seguidos por la fermentación entérica (14%) y la gestión de estiércol (14%)) y el cultivo de arroz con 26% (seguido por la fermentación entérica (24%) y los fertilizantes sintéticos (17%)), respectivamente.1

Pero no confundamos el problema. Porque las vacas solas no lo son. De hecho, contribuyen con la fertilidad del suelo dentro de un ecosistema saludable. El problema es la cantidad de vacas que se crían para satisfacer la demanda humana.

Un estudio científico reciente ha cuantificado la masa de vida en la tierra (biomasa) y ha demostrado que dentro del reino animal (2% del total de la biomasa), hay 10 veces más humanos que animales salvajes y que hay alrededor del 40% más de ganado que humanos. 8 ¡Esto es una locura!

¡Para seguir produciendo carne y satisfacer la demanda mundial de alimentos y energía de la creciente población, los bosques y sabanas más importantes deberán ser destruidos!1 Y si deforestamos, ¿qué sucederá? ¿Qué está ocurriendo ahora?

La deforestación, el cambio climático y el ciclo del carbono

Para comprender el importante papel de los bosques en el clima, necesitamos hablar sobre el ciclo del carbono. Pero empecemos vinculando algunos conceptos. Recuerdan el CO2 and CH4, nuestros importantes GEI, ambos contienen una molécula de carbono (C).

Sin embargo, el C no se encuentra solo en la atmosfera. En realidad, hay cinco depósitos globales de C:9

  1. depósito oceánico;
  2. depósito geológico (la cual incluye los combustibles fósiles);
  3. depósito del suelo o pedológico (que comprende el C orgánico y C inorgánico del suelo);
  4. depósito atmosférico y;
  5. depósito biótico (que comprende la biomasa viva y material detritus).

Existe una fuerte interacción entre las reservas de C terrestres y atmosférica a través de la fotosíntesis, la respiración y el metabolismo del suelo. Se hace evidente el potencial de un suelo saludable en secuestrar el CO2 atmosférico en los depósitos de C bióticos y pedológicos (620 y 2500 Pg, respectivamente). Adicionalmente, la deforestación empobrece el suelo liberando ca. 1.6 Pg C/año.9

Así que SÍ, los bosques son muy importantes, no solo porque producen oxígeno sino especialmente por su capacidad de mantener un suelo saludable que permite la captura del CO2 atmosférico.

La agricultura amigable ecológica

Pero necesitamos comida, ¿cierto? Afortunadamente, también podemos obtener un suelo saludable a través de una agricultura ecológica. Muchos científicos, agricultores y organismos internaciones creen que entendiendo la función del suelo en la estabilidad climática y la productividad agrícola provocará que las prácticas convencionales (labranza, eliminación de residuos de cultivos, monocultivos, pastoreo excesivo y uso excesivo de fertilizantes y pesticidas químicos) se abandonen y se adopte una agricultura orgánica.

Huerta Luna es una pequeña granja y una escuela de aprendizaje para la agricultura sostenible en Santa Cruz, Galápagos, Ecuador. Galápagos importa la mayor parte de sus alimentos y menos del 1% de los alimentos que se cultivan son orgánicos.

El potencial de la captura de carbono a través de la agricultura orgánica

De acuerdo con la FAO: “La agricultura orgánica es un sistema holístico de gestión de la producción que fomenta y mejora la salud del agroecosistema, y en particular la biodiversidad, los ciclos biológicos, y la actividad biológica del suelo. “.10

También conocida como Agroecología, se basa en la aplicación de conceptos y principios ecológicos para optimizar las interacciones entre las plantas, animales, humanos y el ambiente teniendo en cuenta los aspectos sociales que deben considerarse en un sistema alimentario sostenible y justo.11

Esta forma de agricultura sustentable se ocupa de todo el ecosistema. ¿No es esto fantástico?

Algunas prácticas de agricultura sustentable que contribuyen con la captura de CO2 son:9

  • reducción/eliminación de la labranza mecánica;
  • aplicación de cultivos de cobertura en el ciclo de rotación;
  • incremento de la fertilidad del suelo a través de medios biológicos (i.e. compost, abonos animales y plantas fijadoras de nitrógeno lo que también contribuye a mitigar el N2O);
  • adopción de medidas efectivas de conservación para minimizar las pérdidas de agua y suelo (ej. almacenamiento de agua en el suelo, riego por goteo);
  • un mejor uso de los complejos sistemas agrícolas incluyendo las rotaciones complejas, la agricultura mixta (es decir, los cultivos y el ganado) y las técnicas agroforestales que utilizan los recursos de manera eficiente, mejoran la biodiversidad y mimetizan los ecosistemas naturales.

Tanta información… ¿Qué podemos hacer ahora?

El cambio climático es un gran problema que nos concierne a todos. Elije caminar, andar en bicicleta o el transporte público en lugar de conducir; calienta o enfría solo lo necesario; reevalua, reconceptualiza, reestructura, redistribuye, reubica, reduce, reutiliza y reciclar. 

En cuanto a los alimentos, comencemos haciendo conexiones. Los alimentos están directamente relacionada con los agricultores, la tierra, las cuencas hidrográficas y el clima. Y nuestra salud es un reflejo de la calidad y cantidad de alimentos que consumimos. ¡Al final todo esta interconectado!

Si reducimos los desperdicios, cambiamos nuestra dieta consumiendo menos carne y productos lácteos, apoyamos la agroecología, el comercio local y la intensificación sostenible para aumentar la producción de los cultivos de bajo rendimiento, y protegemos los bosques, podemos detener el calentamiento global y alimentar a más de nueve mil millones de personas con una dieta saludable.

Dos hombres de la comunidad de Bameno en el río Cononaco, Yasuní, Ecuador. La gente aquí todavía usa formas tradicionales de pesca, como usar una raíz llamada Barbasco, que envenena a los peces que luego salen a la superficie. Foto de Karla Gachet. La historia completa se puede encontrar aquí

¡Salvemos los bosques, promovamos y apoyemos la agricultura orgánica y el comercio local!

Algunas iniciativas fabulosas están haciendo la gran diferencia para ayudar a difundir buenas prácticas agrícolas. Organizaciones como A Growing Culture (Una Cultura en Crecimiento) están promoviendo y facilitando el aprendizaje colectivo entre los agricultores, empoderando a los pequeños agricultores, apoyando innovaciones agroecológicas y un sistema alimentario sostenible.

Otra iniciativa excelente es Godan que comparte globalmente datos relevantes a la agricultura y nutrición, fomentando colaboraciones y cooperación que permitirá vincular a las partes interesadas para resolver problemas globales.

Por otro lado Equator Initiative (Iniciativa Equator) reconoce soluciones sobresalientes de desarrollo local sostenible apoyando creación de comunidades resilientes. Los proyectos premiados están haciendo cosas maravillosas, ¡de verdad vale la pena conocerlas!

Un sitio web interesante con más información sobre los alimentos y el cambio climático es la  Food Climate Research Network (Red de Investigación sobre Clima y Alimentos), que buscan crear conciencia y conectar a las partes interesadas con el objetivo común de comprender y construir sistemas alimentarios sostenibles.

En Drawdown y ZERI se encuentran prácticas sostenibles que ya se están implementando y; en el informe de Ellen Macarthur soluciones circulares que cambiar pueden cambiar el sistema alimentario dentro de las ciudades. ¡Vale la pena conocerlas!

Es importante destacar que también los niños se están involucrando activamente. Fridays for future (viernes para el futuro), el movimiento iniciado por Greta Thunberg, una estudiante sueca de escuela secundaria que en agosto 2018 inició huelgas escolares los viernes pidiéndole a su gobierno (y luego al mundo) tomar acciones políticas para reducir las emisiones causadas por el cambio climático concordado en el Acuerdo de París. El movimiento se ha expandido y ahora está presente en 101 países alrededor del mundo.

Juliana contra EE.UU., es una demanda presentada en 2015 por 21 jóvenes que afirma que el gobierno federal viola sus derechos constitucionales a la vida, la libertad y la prosperidad (solo posible dentro de un medio ambiente limpio) al causar concentraciones peligrosas de dióxido de carbono. Mantengámonos atentos y veamos cómo se desarrolla esta demanda.

Otro caso muy interesante es la demanda conocida como “El caso Huaraz“. En 2015, Saúl Luciano Lliuya, un guía de montaña que vive en Huaraz, Perú, presentó una demanda contra la compañía energética alemana RWE para que sean responsables de sus emisiones de carbono. El aumento global de carbono en la atmósfera está causando el derretimiento del glaciar peruano poniendo en riesgo la vida de su comunidad. Pide que se construya una represa para proteger su hogar ante los futuros efectos del cambio climático.

Una propuesta que vale la pena mencionar es la Iniciativa Yasuní-ITT en la que el gobierno del Ecuador propuso al mundo en el 2010, mantener las reservas de petróleo que se encuentra debajo de una de las regiones con mayor biodiversidad del mundo, el Parque Nacional Yasuní en la Amazonia ecuatoriana, a cambio del costo los ingresos potenciales del petróleo (3.6 billones de dólares americanos). El objetivo de la iniciativa era conservar la biodiversidad, proteger a los pueblos indígenas que viven en aislamiento voluntario y evitar la emisión de emisiones de CO2. Desafortunadamente, la recaudación de fondos fue insuficiente y el petróleo se está extrayendo desde el 2016.      

El Ecuador también ha sido un pionero en la protección de la naturaleza a nivel político siendo el primer país en el mundo donde la “Naturaleza es un sujeto de derecho”, es decir que la Constitución Ecuatoriana (o Constitución de Montecristi) reconoce desde el 2008 el derecho a la vida de las especies más allá de la utilidad o afectación para los humanos. Protege la reproducción de la vida, tanto en el sentido ecológico como evolutivo, reclamando el derecho a la restauración integral. También reconoce que los derechos de las personas y la naturaleza se complementan y mejoran entre sí, y que en la naturaleza no existen barreras geográficas. Sin embargo, las constituciones no obligan a tener una naturaleza intacta o el bienestar animal, permitiendo la minería a gran escala incluso en áreas frágiles, entre otras actividades económicas que destruyen la naturaleza. Sin duda, queda mucho trabajo por hacer…

Recientemente, una importante reclamo filosófico de respetar la naturaleza también ha venido del Vaticano con la encíclica Laudato si’ escrita por el Papa Francisco. El documento enfatiza el hecho de que el ser humano no es el dueño de la naturaleza, sino solo una parte de ella, que depende de ella para existir y exalta el deber humano de preservarla. ¡Vale la pena leerlo!

Indudablemente, es importante apoyar las fantásticas iniciativas existentes que trabajan para resolver este problema. Sin embargo, cada uno de nosotros puede ser parte de la solución al elegir adecuadamente los alimentos, qué y dónde estamos comprando, a quién le estamos comprado y a qué precio. ¡Esos pequeños gestos realmente pueden comenzar a cambiar el mundo!

Por M. S. Gachet et N. Zanuto

REFERENCES:
1 FAO, 2016: The State of Food and Agriculture. Climate change, Agriculture and Food Security.
2 IPCC, 2014. Climate Change 2014: Synthesis Report. Contribution of Working Groups I, II and III to the Fifth Assessment Report of the Intergovernmental Panel on Climate Change [Core Writing Team, R.K. Pachauri and L.A. Meyer (eds.)]. IPCC, Geneva, Switzerland, 151 pp.
3 NASA. The Causes of Climate Change.
4 FAO, 2015: The impact of disasters on agriculture and food security.
5 Pecl, G.T, et al. Biodiversity redistribution under climate change: Impacts on ecosystems and human well-being. Science (2017) 355(6332).
6 FAO, 2010: Environmental consequences of oceans acidification: a threat to food security.
7 Dlugokencky, E. Annual Mean Carbon Dioxide Data. Earth System Research Laboratory. National Oceanic & Atmospheric Administration.
8 Nar-On, Y.M., et al. The biomass distribution on Earth.
9 Solaw-FAO. Report 4B – Soil carbon sequestration. Lal R. 
10 FAO. Organic Agriculture.
11 FAO. Agroecology Knowledge Hub.